20. nov., 2019

Texto

A MODO DE DESPEDIDA

Según decía Epicuro en una de sus célebres frases;

  “Quien afirma que aún no le ha llegado la hora o que ya le pasó la edad, es como si dijera que para la felicidad no le ha llegado aún el momento, o que ya lo dejó atrás.“

      Hola a todos y a todas mis queridos amigos y amigas del Velo. Después de un mes de faltar a mis citas semanales por circunstancias ajenas a mi voluntad, quisiera en esta ocasión, escribir unas líneas a modo de despedida del campeonato de cicloturismo 2019, finalizado el pasado mes de octubre.

     Un campeonato en el que ha habido de todo y para todos los gustos: excursiones largas y duras, como por ejemplo, las ya tradicionales de Coll Formic o la Tarragona Clasic, y como no, la de La Bleda. Y también excursiones menos largas y menos duras, como suelen ser las de principio de temporada, como por ejemplo la de  S. Quirze, del Vallés.

     Las batallas libradas a lo largo de la temporada, han sido épicas, algunas muy duras, otras no tanto, sobresaliendo entre ellas, como la madre de todas las batallas, la  de Tarragona Clásic. en la que como cada año participan nuestros amigos del Poble Sec. Los Tusinus y algunos otros venidos de aquí y de allá. El resto han estado siempre dominadas por el “capo pastillas” (por su fácil acceso a los productos farmacéuticos, el sabrá qué se toma). A excepción del Marc Ortega que consiguió batirle en algún sprint puntual. El resto de los que solemos meternos en esos “berenjenales”, nos hemos limitado a aguantar en el terreno fácil y a decirle adiós cuando el porcentaje del desnivel de la carretera imponía su ley.

     Y ¿Qué decir de nuestros apetitosos y suculentos almuerzos, siempre amenizados de agradables tertulias y chistes, algunos malos y el resto peores? Como dice otra cita de mi admirado filósofo Epicuro:

      „Has de mirar con quién comes y bebes antes que lo que comes y bebes; porque comida sin amigo es comida de leones y lobos.“  

     En fin, como dice una antigua canción, que seguramente ninguno de los que me leéis, habéis escuchado jamás;

“Yo soy el amo señores,

yo no me cambio por nadie,

yo mando en la carretera,

las mañanas del domingo,

cuando voy en bicicleta

     Naturalmente, como podéis adivinar, he cambiado la letra.

       Como datos a tener en cuenta, explicaremos que el calendario del campeonato, ha estado programado por 35 excursiones puntuables y los participantes, a lo largo de la temporada, sin contar a los acompañantes, han sido 47.

     Sabido es, por todos aquellos que se hayan molestado en mirar la página de nuestra web en la que figura un bonito y original gráfico con clasificación final, que el vencedor del campeonato, con 105 puntos, ha sido  nuestro compañero, José Manuel Ripoll, alias “el pastillas” o “el presi”, según se mire.

      En segundo lugar, con 99 puntos, ha quedado el Cinto, ese viejo globero que nunca se rinde y que, según algunos, tiene un pacto con el diablo. Pero no. Es totalmente falso, solo son habladurías de la gente. Lo juro por Belcebú.

       En tercer lugar, con 93 puntos, nuestro inefable “Gran Capitán de excursionismo”, Severiano Izquierdo. A continuación el Rafa con 91 puntos, el Sergi con 65, el Monsó con 72, el Miquel Vidal con 69, etc. etc. hasta 55 clasificados, cerrando la clasificación con un punto, Javier Barril y Josep Monsó jr. alias “el neng”

     La excursión con mayor participación fue la del Memorial Albert  Balbis, celebrada el día 3 de marzo, con 35 socios. La de menor asistencia fue la del 21 de abril, Domingo de Gloria, en la que tan solo participaron 3 socios; el “pastilla”, el Josep Mosó y el Cinto.

     Como dato curioso diremos que esta vez la lluvia ha tenido clemencia de nosotros y no ha aparecido en ninguna de las excursiones. Al contrario de la temporada 2018, en la que nos estuvo castigando durante casi toda la primavera y parte del verano (que se lo pregunten a los cuatro de Gallifa, sobre todo al Cinto).

      Otro dato a tener en cuenta es que afortunadamente, a excepción de  la caída del Rafa y el Cinto en la Marcha Solidaria, que se saldó con heridas de escasa consideración; no hemos tenido que lamentar caídas ni accidentes graves. (la última caída del Cinto, fue en la Ruta del Opio con los Tusinus). Crucemos los dedos y toquemos madera.

     Lamentablemente, la nota dolorosa la vivimos cuando nuestro querido amigo y compañero Manuel Cánovas, se “ausentó” para ir a pedalear en otra dimensión. Pero, tal como escribí en su momento en una página de esta misma web (ver “Luto en el Velo”), su recuerdo permanecerá siempre en nuestros corazones, sabiendo que allí donde esté, seguirá pedaleando junto a nosotros, domingo tras domingo.

     Y aunque la actividad del club continúa con excursiones no puntuable, como colofón de la temporada, celebraremos proximamente, como viene siendo habitual, la cena familiar en el restaurante Can Palou de Cornellá de Llobregat que este año tendrá lugar el sábado día treinta de este mismo mes.

     Un agradable evento en el que se entregan los simbólicos premios a los primeros clasificados del campeonato, y en el que, además de la oportunidad que nos brida de reunirnos con nuestras respectivas esposas, podemos disfrutar de una opípara cena.

     Y esto es todo mis queridos amigos y amigas. A partir del día uno de diciembre podremos reponer nuestras maltrechas fuerzas (es un decir), derrochadas a lo largo de la temporada, en el ya típico lugar de encuentro, bar Lloret de “Castefa”. Sería formidable que el próximo invierno fuera generoso con nosotros y nos obsequiara con un tiempo benigno.

      Y como la próxima temporada pienso volver con mis soporíferas crónicas, hasta entonces recibir un fuerte abrazo de este viejo globero que nunca se rinde.

     Cinto.

     Y antes de que se me olvide, aprovecho para recordaros que el próximo viernes día 22, a las 18,30, presento mi novela “Asesinato en diferido”, en la Biblioteca Montserrat Abelló, Carrer Comtes de Bell-lloc, 192-200-, en la que aparece una cita a nuestro club, en la página de “Agradecimientos”

     Naturalmente será un inmenso gozo para mí, dedicársela personalmente a quien pueda acudir a la presentación. Gracias.