3. sep., 2020

Texto

Hola a todo/as, mis queridos amigos y amigas. Pasadas las tan deseadas y suspiradas vacaciones, espero las hayáis disfrutado con salud, alegría y regocijo y que esa llamada depresión posvacacional de la que tanto se habla, no os haya afectado para nada y reemprendido vuestras habituales ocupaciones con una muy buena disposición y alegría.

Como todos sabéis, llegado setiembre (antes se escribía septiembre, con p. En mis tiempos de estudiante, el señor Emilio me hubiera dado una colleja por escribirlo sin la p), las excursiones de nuestro club vuelven a ser puntuables. Y aunque todos sabemos que este año, dadas las circunstancias, va a ser difícil organizar una cena para el reparto de premios, como la vida sigue y, quien más, quien menos, lleva dentro de sí el veneno de la bici, vamos a continuar dando pedales con el mismo entusiasmo de siempre.

Si le dais una mirada al calendario, veréis que las excursiones programadas para este mes no tienen desperdicio, empezando por la del próximo domingo día 6, a Can Fosalba. Con un puerto rompe piernas salpicado de algunos descansillos (pocos), pero que contiene varios repechos con algunos desniveles de mucha entidad (ver perfil).

Pero el atractivo de la excursión no reside tan solo en la escalada al mencionado puerto, sino también en el sorprendente paisaje de su entorno, además de lo poco transitado.

El regreso cómodo hasta el cruce de la carretera de Olesa con la de Los Once. A partir de este cruce habrá la opción de ascender hasta el cruce de Castellbisbal (siete kilómetros no excesivamente duros), o dirigirse3 directamente hacia Molins de Rei.

Y, para terminar, como yo aún estoy de vacaciones, adjunto los perfiles de la excursión, adjunto un par de fotos de esta misma excursión celebrada en mayo del pasado año y nos vemos el próximo domingo.

Saludos

Cinto, el viejo globerazo